website templates free download
El inversor Conservador tiene como principal objetivo la estabilidad patrimonial pero también busca protección frente a la inflación, por lo que admite una exposición baja al riesgo. El capital está invertido principalmente en activos de renta fija y suele destinar en torno a un 16,5% del dinero a bolsa y otros activos de riesgo similar. La exposición a bolsa puede oscilar entre un 10,5% y un 22,5% con el fin de adaptarse a las condiciones del mercado y mantener la volatilidad entre un 0 y 5%. Para intentar superar a la inflación, admite la posibilidad de que la rentabilidad de la cartera pueda ser negativa temporalmente, aunque con una frecuencia, duración y dimensión relativamente bajas. Muy ocasionalmente la rentabilidad negativa puede ser superior a lo normal en dimensión y duración, aunque en general se recupera posteriormente.